Eliminación de las cláusulas suelo y blindaje por litigios

La adquisición de una entidad como Catalunya Banc supone adquirir sus activos (en este caso están exentas todas las hipotecas más problemáticas, transferidas la semana pasada al fondo Blackstone por más de 3.600 millones), pero también su herencia en forma de litigios.

En la presentación de la operación, el BBVA anunció que se dispondrá a eliminar las cláusulas suelo de todas las hipotecas de Catalunya Banc, como ya hizo en las de sus clientes en 2013. La apuesta de eliminar esta cláusula no ser fortuita, sino que llegó precisamente tras una sentencia del Tribunal Supremo que condenaba el banco que preside Francisco González y que la calificaba de abusiva y poco transparente.

El impacto de erradicar las cláusulas suelo en las hipotecas heredadas ya está previsto en el importe de la operación. El cálculo que obra en manos del BBVA es que sólo el 12% de las hipotecas que permanecen en el balance de Catalunya Banc y que engullirá el BBVA tienen la controvertida cláusula suelo, que limita el abaratamiento de las cuotas mensuales de los clientes en un contexto de bajos tipos de interés como el que se vive actualmente.

Para afrontar los litigios por este flanco y por la venta de preferentes que arrastra a los tribunales Catalunya Banc, el FROB entrega al BBVA unas garantías por importe de 531 millones-del erario y que tampoco se recuperarán-como pérdida máxima. “Los riesgos, los tenemos muy bien limitados”, se jacta el BBVA.

Fuente: El Punt avui