El Estado pagará el 62% de las indemnizaciones de los ahorradores que compraron acciones Bankia. El banco tendrá que asumir el 38% restante del total.

El gobierno asumirá el 62% del coste de las indemnizaciones que los jueces establezcan para los inversores particulares que compraron engañados acciones bankia, según confirmaron a el mundo fuentes solventes conocedoras de las conversaciones entre el fondo estatal frob y la entidad financiera. Este porcentaje equivale a un coste adicional de las ayudas a bankia de hasta 600 millones de euros, según estimaciones preliminares por las demandas planteadas hasta ahora por la vía civil.

Esta cifra sería la aportación directa de banco financiero de ahorros (bfa), propiedadal 100% del fondo estatal de reestructuración ordenada bancaria (frob) a costear las derrotas judiciales. El 38% restante, unos 400 millones, deberá ser aportado por bankia que, a su vez, es propiedad al 62% de bfa, por lo que también hay contribución indirecta del estado.

Para eso, y a primera vista, habría que cargar el lastre exclusivamente sobre bankia, puesto que aunque el estado tiene un 62% existe el citado 38% en manos privadas. Sin embargo, no es tan simple la cuenta. por un lado, ese 38% incluye un 30% de accionistas derivados de ostentar preferentes y que ya sufrieron penalización. por otro, existe un alto número de inversores extranjeros que compraron acciones al estado en la primera privatización de 2013 sin tener constancia de que podía recaer esta carga del pasado.

El presidente de bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha manejado el argumento de que cuanto más cargue bankia, más difícil será para el estado recuperar sus ayudas en el futuro, porque será más complicado privatizarla si los inversores creen que aún hay cadáveres que sufragar en el armario.

Lo que no han aceptado guindos ni montoro es que bfa asuma todo el coste, puesto que quien comercializó las acciones fue bankia. De hecho, en el ministerio de economía se limitan a señalar que no existe aún ninguna decisión oficial ni cuantía alguna prevista. El diario el país publicó ayer que el coste podría alcanzar los 1.400 millones en total, a repartir entre bfa y bankia.

Las acciones del banco se recuperaron el martes a los niveles previos del brusco movimiento de Goirigolzarri del pasado viernes, cuando éste desconvocó de pronto la presentación de resultados para el lunes alertando al mercado de que había una duda significativa. Su movimiento ha provocado malestar en el gobierno, porque coincidía además que de guindos viajaba ese mismo lunes a nueva york a vender la mejora de la economía española a grandes inversores.

Goirigolzarri ha alegado que no era solo él, sino su propio consejo de administración el que consideraba imprudente presentar resultados sin saber qué parte del fiasco tenía que asumir. Además, la auditora ernst & young podía presentar esa salvedad en las cuentas, evocando la etapa previa a la nacionalización.

Fuentes de bankia aseguran que su objetivo no era desafiar al gobierno, sino asegurar que se hace una presentación de las cuentas sin sorpresas posteriores que obliguen a reformular. En el frob discrepan sobre que hubiera tal prisa de zanjar este asunto cuando es aún prematuro aventurar cuantías a provisionar, pero no obstante siguen trabajando para tomar una decisión definitiva en los próximos días, cuando esté asegurado el pleno respaldo jurídico financiero y no desate problemas posteriores con el tribunal de cuentas, que podría cuestionar la distribución de la carga.