Divorcio de mutuo acuerdo

El divorcio implica el cese legal del matrimonio, así como de sus efectos. Se puede llevar a cabo por dos vías: la de mutuo acuerdo y la contenciosa.

Aquí nos centraremos en la primera, hablemos pues del divorcio por mutuo acuerdo, también conocido como divorcio express.

Ventajas del divorcio de mutuo acuerdo

Este tipo de divorcio es la forma más fácil y rápida para la disolución matrimonial, pues se lleva a cabo de forma amistosa, ya que ambos cónyuges están de acuerdo en iniciar el proceso y son capaces de llegar a un acuerdo respecto de las regulaciones que con el divorcio se han de realizar.

El divorcio express puede iniciarse a partir del transcurso de tres meses desde la celebración del matrimonio y no requiere de separación previa del mismo.

¿Cómo transcurre el procedimiento de divorcio de mutuo acuerdo?

Para este proceso express basta la presentación, ante el Juzgado de primera Instancia, de la demanda, firmada por ambas partes o por una sola pero con el consentimiento de la otra; asimismo esta demanda deberá estar firmada también por un abogado y un procurador, y junto a la misma se deberán adjuntar una serie de documentos: las certificaciones literales del matrimonio y nacimiento de los hijos que hubiere y el convenio regulador, que es aquel que contiene las regulaciones que hayan sido estipuladas respecto a las medidas que regirán la disolución del matrimonio como puedan ser, entre otras, las referidas al tipo de custodia pactada (si existiesen hijos menores).

Una vez presentada esta demanda en el juzgado y admitida la misma, se citará a los cónyuges para ratificar su deseo de proceder con el divorcio y con las medidas acordadas en dicho convenio. Si una de las partes no acude a la cita, el proceso quedará archivado.