El decreto de cláusulas suelo se queda en papel mojado

El real decreto sobre cláusulas suelo aprobado por el Gobierno el pasado 20 de enero con el propósito de canalizar un solución extrajudicial a la devolución del dinero cobrado de más a los clientes de la banca “es papel mojado”. Así, al menos lo consideran abogados, jueces y asociaciones de consumidores. El decreto se aprobó para evitar que los juzgados se vieran saturados de demandas por este tema. Pero la verdad es que ha tenido el efecto contrario. Tan sólo ha servido para que los bancos públicos –Bankia y BMN– pusieran en marcha el mecanismo para devolver el dinero cobrado desde la constitución de las hipotecas con cláusulas suelo no transparentes, tal como establece la sentencia del Tribunal de Justicia de Unión Europea (TJUE) del pasado de diciembre. El resto de entidades han optado por la negociación individual, o lo que es lo mismo, una aplicación de mínimos del decreto, lo que prácticamente quiere decir dejar el tema en manos de los jueces.

“Nuestros clientes que han ido a reclamar al Sabadell explican que el banco les quita la cláusula suelo a quién aún la tiene, pero lo normal es que no le devuelvan el dinero. En el caso del BBVA, no se le da la razón al cliente cuando se trata de la retroactividad [antes de la sentencia del Supremo de mayo del 2013]”, describe Óscar Serrano, abogado del Col·lectiu Ronda, especializado en temas bancarios. Serrano no puede precisar cuántas reclamaciones se han tramitado por ahor por el procedimiento reglamentario, una vez que los bancos pusieron en marcha el mecanismo el pasado 20 de febrero. “Tenemos unas 2.000 reclamaciones que están en el primer paso. Sin duda, muchas acabarán en los tribunales, pero no sabemos cuántas”, ha señalado. “Hay que ver en qué acaban esas reclamaciones que se han presentado a los bancos y cómo responden estos al final del periodo de tres meses que tienen disponible. Entonces se podrán hacer números”, explica Paz Cano, vocal de la Comisión de Normativa del Colegio de Abogados de Barcelona.

Reabrir casos ya juzgados

La sobrecarga en los juzgados de lo civil no solo vendrá por la reclamación de las cláusulas suelo. Muchos de los afectados, cuyos casos se ya se tramitaron ante un juez y este les dio la razón, tendrá que volver de nuevo a reclamar los servicios de un abogado para poder reclamar la retroactividad total de las cláusulas, tal como lo estableció en Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Los abogados preparan la presentación de lo que se denomina incidente extraordinario de nulidad de actuaciones, que es el mecanismo que permite reclamar la parte del dinero que no se ha devuelto.

El problema es que este procedimiento tiene plazos concretos para su presentación: 20 días laborables tras la publicación de la sentencia del tribunal de Luxemburgo. Esa circunstancia se produjo el pasado 20 de febrero, con lo que el plazo prácticamente expira a finales de marzo. Los abogados ya han presentado demandas por esa asunto. O están a punto de presentarlas y no serán pocas. “Al tratarse de procedimiento sobre consumo los plazos pueden ser más laxos”, ha comentado Paz Cano, del Colegio de Abogados de Barcelona. “Mi despacho es pequeño, pero tengo 25 casos de este tipo por presentar”, ha explicado.

Más precisos son los números del despacho Arriaga y Asociados, que ha hecho bandera de las cláusulas suelo y los gastos hipotecarios, en su batalla contra los bancos. La firma de abogados tiene en marcha 10.000 demandas contra las entidades financieras. De estas, 1.745 reclaman solo el pago de cláusulas suelos; 3.664 reclaman cláusulas suelo y gastos hipotecarios y 4.618 piden el retorno de los gastos de constitución de hipotecas. “Todos estos son casos en los que no se ha llegado a ningún acuerdo, y se ha decidido acudir al juzgado”, afirman fuentes del despacho. Lo cierto es que el procedimiento extrajudicial para el que se aprobó el real decreto solo contempla reclamaciones por cláusulas suelo. Si se le añaden los gastos de constitución de hipoteca, ya no es posible acogerse al procedimiento extrajudicial.

Medios insuficientes

No solo los abogados esperan la judicialización del proceso de reclamación. “Los jueces de lo Civil ya han visto como se han incrementado el número de procedimientos. Y están molestos porque parece insuficiente los medios establecidos por el Gobierno para atender esta situación”, ha comentado fuentes judiciales. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) ha advertido recientemente al Gobierno que no pondrá en marcha ningún tipo de medida destinada a dedicar afrontar el previsible incremento de demandas relacionadas con cláusulas suelo si la administración no concede los medios humanos y materiales necesarios. El Poder Judicial demanda recursos materiales ordinarios y extraordinarios, como el incremento de plazas destinadas específicamente a esta materia. Ha instado al Ministerio de Justicia a que proceda a crear las plazas de jueces de adscripción territorial precisas para asumir este plan, además de las restantes que integren el plan anual de creación de plazas.

Lo cierto es que pese a que algunas asociaciones de consumidores apuntan que muchos bancos se dispondrán a pactar con los clientes antes de que la reclamación acabe en juicio, para de esa forma evitar las costas judiciales, en el caso de que el juez le diera la razón al cliente. Pero algunos de los despachos de abogados que gestionan las demandas judiciales supeditan su retribución a esas costas judiciales, lo que permite pensar que no habrá pacto con el banco antes de que el juez lleve a cabo el procedimiento. “Si efectivamente, hay más de un millón de cláusulas suelos, solo que un 10% de los afectados acudan a los tribunales, será casi imposible atender ese volumen de casos”, destacan fuentes judiciales. Los cifras aún no son precisas, pero si Bankia, que ha aceptado devolver el dinero a todos sus clientes, reconoce que al menos 1.000 casos acabarán o han acabado en los tribunales, los procedimientos de las entidades que más cláusulas suelo tienen, pero menos disposición a devolver el dinero, pueden acabar superando todas las previsiones.

Fuente: el Periódico